Desperdicio alimentario

​​​​​COMPROMISO DE COVIRAN EN LA LUCHA CONTRA EL DESPERDICIO ALIMENTARIO:

Todos los años un tercio de los alimentos producidos en el mundo para consumo humano se pierden o desperdician: más de 1.300 millones de toneladas de alimentos que no llegan al consumidor final. El desperdicio alimentario se ha convertido en un problema global que demanda respuestas concretas.

España es el séptimo país de Europa que más comida tira a la basura, casi 1.500 millones de kg. al año

Según la Comisión Europea, del total del desperdicio generado, el 42% pertenece a los hogares, el 39% a la industria, el 14% a la restauración y el 5% al comercio.

En estos momentos, en España viven 9 millones de personas en situación de pobreza, personas que para comer dependen, en buena medida, de los Bancos de Alimentos.

Consciente de ello, Covirán están implicada activamente desde hace varios años en la lucha contra el desperdicio alimentario y en la consecución de las metas fijadas en los ODS para luchar contra el hambre y la redistribución de los alimentos.

 

ADHESIÓN AL COMPROMISO CONTRA EL DESPERDICIO ALIMENTARIO:

Covirán ha suscrito, junto a un centenar de empresas y asociaciones relacionadas con el sector alimentario un acuerdo de colaboración para reducir el desperdicio alimentario. Este acuerdo cuenta con el apoyo de la Administración pública y de la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL).

​El proyecto, coordinado por AECOC, persigue reducir el desperdicio mediante la prevención y el impulso de prácticas de eficiencia y aprovechar más el excedente mediante la optimización. 

Las empresas firmantes se comprometen a impulsar en sus organizaciones un decálogo de buenas prácticas para reducir el desperdicio alimentario:

1. Reforzar la colaboración y la mejora del intercambio de información entre productores, fabricantes, distribución y administraciones públicas para evitar que, una mala planificación, genere un stock de productos que no vayan a ser consumidos y deban ser destruidos/eliminados.

2. Optimizar, dentro de las propias compañías, mecanismos y prácticas de eficiencia que favorezcan un transporte, manipulación y comercialización adecuada de los productos, que permita aprovechar la totalidad de su vida útil garantizando, en todo momento, su calidad y seguridad alimentaria.

3. Apostar por un clima de colaboración entre los diferentes agentes de la cadena de valor que facilite esa gestión eficiente y global necesaria para evitar desperdicios innecesarios en los diferentes eslabones de la cadena y, en caso de que se produzcan y siempre que estén en correcto estado, puedan canalizarse hacia otros usos evitando su destrucción .

4. Investigar e innovar en técnicas, tamaños y modelos de envasado y packaging más acordes con los nuevos modelos de hogar y hábitos de consumo de la sociedad actual.

5. Trabajar en la mejora de la comunicación al consumidor sobre las condiciones y recomendaciones de consumo de los productos alimenticios.

6. Establecer y/o reforzar mecanismos de medición del producto consumible destruido registrado a lo largo de toda la cadena de valor, así como llevar a cabo informes periódicos de los avances conseguidos para frenar esta problemática, colaborando con el MAGRAMA en aquellos casos en que puedan producirse sinergias.

7. Impulsar prácticas que permitan a las empresas maximizar el aprovechamiento del “excedente” que se genera a lo largo de la cadena (elaboración de otro tipo de productos –alimentación animal, cosméticos…), redistribución, etc.

8. Establecer los mecanismos oportunos para que la mayor parte de ese excedente pueda redistribuirse, así como para que la redistribución de alimentos se lleve a cabo cumpliendo estrictamente, y a lo largo de todo el proceso, las normativas de higiene y seguridad alimentaria.

9. Compartir información con las comisiones de seguimiento del proyecto (formadas por expertos de toda la cadena de valor y las Administraciones Públicas) para testar los avances experimentados en el proyecto.

10. Trabajar y colaborar de manera honesta, transparente y eficaz, en definitiva, para fomentar una producción, comercialización y consumo responsable que ayude a posicionar al sector de la alimentación como un colectivo “sensible” a las necesidades e inquietudes de la realidad social y económica del país.​

2ª SEMANA CONTRA EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS

Covirán se sumará de nuevo a la 2º Semana contra el Desperdicio Alimentario tendrá lugar del 23 hasta el 29 de septiembre, siendo un acontecimiento que englobará acciones en todos los eslabones de la cadena alimentaria, desde productores y grandes centros de distribución hasta asociaciones de consumidores, todas ellas orientadas a sensibilizar e informar al consumidor y a la opinión pública para reducir el desperdicio de alimentos.


COVIRAN S.C.A. Atención al Cliente: 901 116 995